Áncash: conoce los pueblos que acompañan el camino al Callejón de Conchucos

Áncash: conoce los pueblos que acompañan el camino al Callejón de Conchucos

Áncash es uno de los principales destinos turísticos del país. En este departamento podemos disfrutar de las playas de Casma, empaparnos de historia en o aventurarnos a conocer los nevados delParque Nacional Huascarán, entre muchas otras cosas. Cada ruta te lleva a una nueva aventura que seguramente no querrás perderte. Una de ellas es la que nos llevó a Chacas y San Luis.

Luego de aterrizar en el aeropuerto de Anta nos dirigimos a Carhuaz, a 30 minutos de Huaraz. Un sol radiante nos dio la bienvenida indicándonos que era un buen día para la visita. Desde la Plaza de Armas divisamos el nevado Hualcán. Aquí también vemos al detalle la catedral de Carhuaz, de imponente arquitectura. El paseo por la ciudad no puede terminar sin probar los helados de El Porvenir, donde se mezclan sabores tradicionales y exóticos. Nosotros nos decidimos por el de tuna y la tradicional lúcuma. Usted tiene una amplia gama para escoger.

La carretera Carhuaz – Chacas – San Luis nos lleva al próximo punto. Durante este tramo, de aproximadamente 3 horas, contemplamos la punta sur del nevado Huascarán, el más alto de la Cordillera Blanca. Luego de captar algunas imágenes entramos al túnel de la Punta Olímpica, ubicado a más de 4700 msnm. Al salir de él, y luego de descender algunos metros, llegamos a Chacas, el lugar que el padre Ugo de Censi designó para que sea la sede de la cooperativa Mato Grosso. Aquí podemos destacar la Plaza de Armas, el mirador a 10 minutos del centro de la ciudad y los talleres de vidriería y de madera de los artesanos Don Bosco.

A media hora de Chacas -y luego de pasar por los ríos Acocacha y Tambillo- está San Luis. La bulla en el lugar y el vacío de sus calles denotaban alguna celebración, y no nos equivocamos. Al llegar a la plaza de San Luis salió a nuestro encuentro una caravana de gente que venía celebrando desde hace algunos días la fiesta de la Virgen de las Mercedes, patrona del pueblo. La música andina acompañaba el desplazamiento mientras nos sentíamos parte de la fiesta, tanto así que terminamos metidos en una ronda de gente que cantaba y bailaba con nosotros.

A 4 kilómetros del centro de San Luis está ubicada la vaquería de Huachucocha, otro refugio de la cooperativa Don Bosco, donde el trabajo conjunto entre italianos y peruanos ha encontrado un lugar mágico para criar vacas y así obtener productos lácteos de gran calidad. Nos recibieron con quesos gigantes y jarras llenas de yogurt, ambos de delicioso sabor. Los jóvenes de la zona mantienen el lugar muy bien cuidado, que incluso cuenta con 3 cabañas para aquellos que deseen hacer turismo vivencial.

Para el retorno, tomamos el camino que va a Yungay. Hicimos una breve parada en Yanama, un distrito con poco más de 500 habitantes que tiene una muy bonita iglesia y una tradicional y espaciosa Plaza de Armas. La vista de la Cordillera Blanca desde este punto es simplemente magnífica. Seguimos avanzando, esta vez con dirección a Llanganuco. La vista de nevados como el Chopicalqui y el Pisco nos dicen que estamos a minutos de disfrutar de una de las mejores vistas de todo el recorrido. Una breve granizada nos advierte que debemos abrigarnos al máximo. Finalmente, desde un punto llamado El Mirador, Llanganuco y sus lagunas Chinancocha y Orconcocha aparecen ante nosotros.

La noche llega y es momento de partir con la sensación de que falta mucho más por descubrir y conocer en este maravilloso departamento.