Exhibicion de artesanos “Don Bosco” en Trujillo

LA LIBERTAD. LA EXHIBICIÓN DE LOS ARTESANOS DE DON BOSCO LLEGÓ A TRUJILLO

Tallados con corazón de artista

Un hombre lleva más de 15 minutos dando vueltas alrededor de una imponente mesa de madera. La golpea, la acaricia, la mira. Se le ve en el rostro que le gusta y mucho. Su expresión se parece a la de muchas personas que han tenido la oportunidad de visitar la exposición de los Artesanos Don Bosco, la misma que llegó a Trujillo hace dos semanas y ya dejó anonadados a decenas de asistentes.

Maestros con la madera, vidrios y piedra, la gran familia Don Bosco se caracteriza por tener trabajos de alta calidad, hechos a mano y con un diseño personalizado, que puede variar al gusto del cliente. Decenas de piezas como camas completas, elegantes mesas de centro, impresionantes vitrales y crucifijos decorativos se exhiben en esta muestra que trae lo mejor de su catálogo.

Giuseppe Colombo, responsable de la exhibición y voluntario de esta familia de artesanos, comenta que todos los trabajos se elaboraron como parte del proyecto comunal que tienen en los talleres de carpintería, ebanistería, picapedreros, escultura, vitrales, mosaicos, textiles, restauración y pintura que realizan en su centro de trabajo, cuya sede principal, desde hace 30 años, está en el taller ancashino de Chacas, donde aún vive el fundador de esta comunidad, el padre Hugo de Censi.

“Aquí hay mucha fusión de estilos, en la que se mezcla la creatividad de los jóvenes que capacitamos con los diseños que vienen desde Italia. Por eso es que se nota un trabajo moderno, en el que se respeta la cultura peruana y también la que viene de afuera. Nuestra idea es que los 650 jóvenes artesanos puedan mostrar sus trabajos y los vendan”, sostiene el religioso.

Algunos de los jóvenes que crearon los muebles también han llegado hasta Trujillo y ellos son los que ofrecen los precios de sus trabajos. Según cuentan, dependiendo del producto, la obra puede tardar entre 25 días y 3 meses. Precisan que más del 70% de lo que fabrican se envía al extranjero y el resto se queda en el Perú. Europa y Estados Unidos son los mercados que más requieren de su trabajo, especialmente el relacionado con el arte sacro.

Esta exhibición permanecerá hasta el 25 de octubre en la Casona Orbegozo, ubicada a media cuadra de la Plaza de Armas.

Leave a Comment